En mitad de una de las calles principales de Brighton, en el 39 de Western Road, aparece de repente una fachada completamente distinta al resto. Allí se encuentra el Freemasons Restaurant. Un bar restaurante de lo más singular de la ciudad.

Su fachada es cuanto menos singular. Llena de símbolos masónicos que invitan a escribir una novela de misterio y aventuras sobre esta sociedad secreta.

Dentro del café te puedes relajar al ritmo de la música tranquila que tienen puesta, tomarte un cappuchino (que lo hacen muy bien por cierto) por 1.60 libras mientras charlas con tus amigos o lees el periódico. O si lo prefieres comer algo de su menú, aunque no tuve el placer de probar nada

En resumen, un lugar completamente distinto a la cantidad de franquicias y pubs normaluchos que abundan por esa zona. Un buen sitio para desconectar.

Opina en el foro

Anuncios